Menú apropiado para tu boda


La organización de una boda supone tener en cuenta muchos detalles importantes para que el evento resulte perfecto. Los menus de boda pueden convertir la ceremonia en un día inolvidable para todos los invitados.

Para decidir entre los diferentes menus de boda hay que tener en cuenta distintos aspectos:

Conocer a los invitados, ellos serán los degostadores y los que disfrutarán de la comida. Hay que adecuar los menus de boda a los invitados y a la propia pareja.

También es importante que los menus de boda no desentonen con la temática de la celebración. Sí el enlace se celebra entorno a un tema los menus de boda no pueden desentonar.

Aprovechar al máximo la degustación, en la degustación se muestran muchos menus de boda y los novios han de estar atentos y han de ser capaces de analizar todas las opciones para encontrar el más adecuado.

La fecha de la boda y el lugar de celebración pueden ser dos condicionantes claves para elegir los menus de boda.

Los menús de boda se componen de diferentes partes, con las que podrás jugar para diseñar vuestro menú personalizado:

CÓCKTAIL DE BIENVENIDA
Podemos encontrar diferentes tipos de platos… los “pinchos” fríos y los calientes, y de igual modo acompañar al cócktail con un buen jamón y un elegante cortador, que dará un toque especial a vuestra boda.

PRIMER PLATO
El primer plato abre el menu, lo ideal es un aperitivo sencillo y poco consistente. Las ensaladas, las verduras o las cremas, son perfectos para abrir los menus de boda.

SEGUNDO PLATO
El segundo plato empieza a ofrecer comida más elaborada y que aporta más consistencia y sabor al menú. Un plato elaborado con un buen pescado o marisco como ingrediente principal, es una elección acertada para este segundo plato.

SORBETE
Para el cambio de sabores, nada mejor que un buen sorbete… limón al cava, mandarina a la sidra o mojito a la hierbabuena.

TERCER PLATO
El tercer plato constituye el peso del menú. Suele ser el más denso y las carnes acompañadas de una salsa o una guarnición puede conseguir dar el punto de sabor y gusto al menú.

POSTRE
El postre supone la guinda del menú. Un postre con sabor, una buena presentación y poco denso ayuda a asentar el estomago. Los dulces elaborados son perfectos para el postre.

Los menus de boda son ideales para convertir ese día especial, en vuestro día perfecto. Encontrar el menú perfecto y conseguir hacer disfrutar a todos vuestros invitados.