Fincas bodas Madrid: ¿Qué debes saber para cuidar el vestido de novia?


Fincas bodas Madrid: ¿Qué debes saber para cuidar el vestido de novia?

 

Fincas bodas Madrid

El vestido de novia es la prenda que eliges con mayor cuidado y cariño. Una mujer no le dedica en toda su vida más atención a un vestido que a éste. Elegir un vestido bonito y con el que sentirse a gusto es importante. Pero también es primordial saber cuidarlo hasta que llegue el gran día para que luzca en todo su esplendor. También existen numerosos factores a tener en cuenta a la hora de impedir que la prenda se desgaste mientras lo llevas puesto durante la celebración. Y por supuesto, también hay que saber conservarlo después de la boda, dado que suele estar confeccionado con telas y elementos muy delicados. En Restaurante Fuentearcos, fincas bodas Madrid, estamos encantados de darte algunos consejos para que tu vestido luzca increíble el día de la boda y dure en perfecto estado en tu armario toda la vida.

La mejor recomendación que te podemos dar para mantener el vestido en perfectamente antes del evento es que lo dejes alejado de miradas ajenas y almacenado en un lugar holgado. Si el vestido se aplasta, se arrugará, lo que hará que el día de la boda vengan las prisas por conseguir que vuelva a su estado original. También es frecuente que, una vez en casa, tengas tentaciones de probártelo y tocarlo. Por supuesto, tus familiares y amigos querrán hacer lo mismo. No lo permitas, así evitarás manchas indeseadas y posibles desgarros. Sobretodo, mantenlo alejado de las inocentes manitas de los mas pequeños de la casa.

Durante el día de la boda, si es posible asegúrate de maquillarte cuando ya tengas puesto el vestido, protegiéndolo con un pañuelo. Si tienes que hacerlo antes de colocártelo, pídele a alguien ayuda para ponértelo sin que roces el maquillaje. Asegúrate de que todos tenéis las manos limpias de cosméticos antes de tocar el vestido de novia. Durante todo el evento, evita andar hacia atrás si el vestido tiene cola. Si lo haces, podrías pisar el vestido y provocar roturas.

Después de la boda es importante llevar el vestido de boda a una tintorería cuanto antes. Al final, las manchas son inevitables y será más fácil hacerlas desaparecer en los días posteriores al gran día. Aunque te libres de las manchas de vino, los bajos del vestido casi siempre se vuelven grisáceos. A la hora de decidir conservarlo en casa, piensa en un lugar donde puedas evitar que se deforme con el tiempo. Colgarlo en un armario oscuro y seco normalmente es la mejor opción.