Cómo marcar la diferencia y dar personalidad a nuestra boda


Cómo marcar la diferencia y dar personalidad a nuestra boda

 

Las bodas en Madrid son cada vez menos esa celebración tradicional con unas pautas marcadas y cada vez más un evento o fiesta en la que uno puede diseñar la ceremonia y celebración de sus sueños dando rienda suelta a la imaginación.

Hasta hace poco las bodas en España tenían dos opciones de ubicación: la iglesia o el juzgado. Si uno quería una boda con una ceremonia medianamente bonita se solía decidir por la iglesia, ya que el espacio y el tipo de ritual era más inspirador que en el ayutamiento, con las asépticas palabras de un concejal.

Sin embargo, la boda civil ha dado una libertad nueva a los novios de hacer su boda una realidad. Ya no tiene tanta importancia convertirse en marido y mujer y firmar los papeles en el contexto adecuado, por lo que muchos optan por ir firmar y casarse legalmente en compañía de los dos testigos y crear una ceremonia y celebración en otro contexto, aunque legalmente ya estén casados.

Los nuevos espacios de permiten que ceremonia esté oficiada por algún amigo o familiar de los novios que pronuncie un discurso mucho más personal, emotivo y cercano, que los invitados participen de la ceremonia en la medida en que los novios quieran y en el lugar deseado. Los nuevos espacios de boda suelen reunir en un mismo lugar la ceremonia y el banquete, por lo que suelen decidirse por hoteles que cuenten con playas privadas o jardines que generen un contexto hermoso y ofrezcan a la vez el mobiliario, el servicio y la comida. Los valores añadidos son las piscinas y los spas, para que los invitados disfruten de las instalaciones después del banquete o la barra libre. También se puede alquilar un espacio público del gusto de los novios y contratar externamente el cátering, el mobiliario y todos los extras que se quieran.

Además, la comida puede hacerse sentado o puede ser un cóctel sofisticado. La música corre a cargo del gusto de los novios, o se puede crear una lista de canciones colaborativa con todos los invitados, o contratar un karaoke para que los invitados se diviertan.

La decoración no tiene por qué consistir en los típicos centros de mesa, sino que se puede personalizar todo de manera temática, haciendo referencia a la historia de los novios, proyectar vídeos durante la ceremonia, dejar participar a los invitados en actividades y yinkanas.

Es el momento de celebrar tu boda a tu medida.