Bodas Madrid: tipos de mesas recomendadas para el banquete


Bodas Madrid: tipos de mesas recomendadas para el banquete

 

Uno de los elementos a tener más en cuenta a la hora de organizar el banquete de bodas Madrid es el tipo de mesas que se van a usar, ya que además del menú y la distribución de invitados, estos detalles logísticos tienen una gran importancia para el éxito de la celebración, aunque a priori no lo parezca cuando se organiza el ágape de una boda o se den por sentados.

En teoría pueden existir muchas fórmulas, todas ellas potencialmente válidas, pero lo cierto es que hay algunos formatos de mesas que resultan sencillamente descartables, como es el caso de las cuadradas, solo aptas cuando los comensales comparten una comida o cena íntima, o bien de un máximo de cuatro personas, por lo que no tiene sentido su uso en un banquete de boda.

Las mesas rectangulares tendrían la ventaja frente a las cuadradas de poder cobijar a más comensales, sin embargo tampoco resultan las más recomendables para una boda ya que dificultan la conversación entre la totalidad de sus integrantes, al tiempo que resultan menos ágiles para ser servidas que las circulares o las ovaladas, un aspecto esencial cuando se organiza una comida o una cena que puede tener centenares de invitados.

Para determinado tipo de celebraciones el formato tipo peine, en el que la mesa presidencial hace de base de las que nacen las ?púas? que serían el resto de mesas, puede ser un recurso divertido, no presentando dificultades particulares de servicio, aunque sí que es verdad que complica la distribución de invitados y también limita un poco la comunicación entre ellos, que se vería restringida hacia las personas de al lado y con las de enfrente.

¿Cuál sería entonces el mejor tipo de mesa para un banquete de bodas? Pues nuestra experiencia organizando una ingente cantidad de bodas madrid nos dice que las circulares, ya que el único inconveniente que tendrían en principio, su dificultad para ser acopladas con otras mesas, queda soslayado por el hecho de que esto no resulta preciso en una celebración de boda, de manera que las circulares resultan perfectas tanto para ser servidas como para distribuir a los invitados y que los mismos puedan interactuar entre ellos, aunque por supuesto también se puede elegir un formato para la mesa presidencial para realce de sus miembros y otro, circular, para las mesas de invitados.