Banquetes de boda: El menú perfecto para cualquier edad


Banquetes de boda: El menú perfecto para cualquier edad

 

Banquetes de boda

Entre las decisiones más importantes del día de la boda, hay dos, que pueden darnos un montón de quebraderos de cabeza, son: el lugar de celebración del banquete y el menú con el que agasajar a los invitados, Y, es que, el menú que vamos a servir, vendrá determinado en gran medida por el presupuesto, los gustos y las necesidades, de esta ocasión tan especial.

En primer lugar, tendremos que considerar qué tipo de evento queremos celebrar, si queremos un menú sencillo de aperitivos variados o si preferimos una boda con menú clásico de tres platos, con o sin cóctel de bienvenida.

Un banquete con mesas, redondas, cuadradas o alargadas, permite que los invitados disfruten cómodamente sentados, sobre todo consideraremos esta opción cuando entre los invitados se encuentren personas de edad avanzada y niños.

A la hora de elegir el menú consideraremos el tipo de cocina que queremos ofrecer: española, árabe, francesa, vegetariana, o una mezcla de productos, que sean del gusto de los anfitriones y que consideren el tipo de invitados que acudirán a la celebración. En la variedad está el secreto, así todos los invitados encontraran en el menú algún plato que sea de su gusto, sean estos niños, celíacos o diabéticos.

Otro aspecto importante en la elección del menú, es el del mes de celebración del evento. En verano, los platos frescos e hidratantes, son los que más apetecen, en cambio, en invierno, los platos elaborados con carnes o pescados, servidos calientes, resultan más apropiados. En ambos casos, siempre resulta recomendable la elección de productos de temporada, ya que nos garantizan una mayor calidad.

Queremos daros unas cuantas sugerencias. Así: podemos recibir a los invitados con un cóctel, en el que incluir aperitivos fríos como: los rollitos de salmón marinado, con crema de queso, un ceviche de lubina, al aroma de cilantro y lima; perlas de mozzarella con tomates cherry al aceite de albahaca; helado de sobrasada, con crujiente de kikos; panish sushi y nigiri de langostino. Y montaditos calientes, como: el bombón de morcilla, con ali-oli de manzana; los langostinos empanados en pan de gambas; las croquetas casera de Ibérico; los bocaditos crujiente de marisco en panco; el calabacín en tempura, con humus y salsa de miel; las mini hamburguesas de solomillo, con queso y cebolla caramelizada; las sorpresas crujientes de queso con frambuesas; risotto de hongos y trigueros con parmesano. Las cremas de gazpacho de remolacha y la crema de melón, a la vainilla, son ideales para servir en verano, y los caldos de ave y las vichyssoise, para darnos calor en invierno.

Banquetes de boda